Aquelarre

lunes, mayo 04, 2009 Laura.S-P 6 Comments

Me escabullo entre las sombras de la caseta como un pequeño ratón de campo. La ventana emite un crujido al cerrarse, pero todo el mundo duerme dentro, nadie me oye. Mi vestido blanco raído huele a naftalina, secretos y misterio. Mi pelo huele a magnolias, las que se entrelazan entre mis rizados cabellos. Mi corazón late a toda prisa en mi pecho, urgiéndome a seguir andando, a llegar por fin a la ansiada reunión.

Los robles del bosque me protegen bajo sus fantasmagóricas formas, susurrando sus hojas una canción más antigua que la tierra. La luna está oculta en el cielo esta noche y solo algunas tímidas estrellas se atreven a brillar frente a la oscuridad. Mi aldea es también un sombra que se aleja poco a poco, callada y temerosa, supersticiosa y creyente de las viejas tradiciones grabadas en nuestra sangre como el trabajo marca nuestras manos. Mis pies suplantan a mis ojos, llevándome por el camino que cientos de veces han recorrido. Conocen cada recodo, cada piedra y cada hoyo de este camino y guían a mi espíritu hábilmente hasta llegar al prado. Las otras ya están allí. Figuras menudas y algunas regordetas, que completan un círculo albo en torno a un hombre. Mi respiración se hace más intensa al verle y siento como el rubor colorea mis mejillas. La cruel luna decide iluminarnos con su luz mostrando al círculo mi rubor. Atravieso el círculo hasta el centro. Todas susurran un mantra turbador que embota mis sentidos. También lo hace su esencia, su olor dulzón e intenso, el color de su piel tostada por el sol brillando para la pálida luna. Esta completamente desnudo y por su pelo gotean pequeñas perlas de luz. Ya se ha purificado, es consciente de sus deberes. Se acerca a mi y se me olvida respirar. Me va desatando las tiras del vestido poco a poco mientras que el círculo albo canta su mantra. Sus manos son diestras y suaves, como una caricia.

Nuestros cuerpos se funden al son del cántico que ha aumentado de volumen. Sus manos prenden llama en mi piel, mientras sus labios trazan senderos aterciopelados y dulces por mi piel. El dolor está presente, pero mi mente está llena de él, del aroma de las magnolias que se han desprendido de mi pelo, de la luna que observa fría desde el cielo nuestro ritual. El ritual que la honra, la entrega de mi doncellez en una de luna llena, dentro de un círculo de luces tan blancas y puras como lo era yo antes de esta noche. La unión entre sol y luna, hombre y mujer. El ritual termina en un espasmo, una oleada de placer doloroso que arque mi espalda y me nubla mi vista, mientras un cálido reguero de sangre se desliza por el interior de mi muslo. El aquelarre ha acabado. Mis antiguas hermanas se deslizan de nuevo entre las sombras del bosque, dejándonos solos en el claro, nuestros cuerpos desnudos bañados por la luz celeste. Me susurra al oído y me besa en los labios. No puedo evitar sonreírle. Él ha sido mi elegido, con él pasaré el resto de mis días, y si Selene quiere, cuando tenga una hija, la traeré aquí y la iniciaré en el ritual, como llevamos haciendo siglos y siglos. El aquelarre se transmitirá como una marca de sangre generación tras generación, hasta que nuestras líneas se borren por la mezcla y nuestros huesos no sean más que polvo que alimente la tierra de nuestra querida Selene. Pero para eso queda mucho, mucho tiempo.

6 comentarios:

  1. Es increíble como escribis de bien. De verdad, impresiona el arte que teneis escribiendo...
    Tienes un NUEVO SEGUIDOR ;)
    Soy nuevo en esto de los blogs, si quieres visitar el mío:
    www.llamaloekis.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Me ha sorprendido gratamente. La forma en la que escribes me encanta, ya me gustaría a mí escribir así de bien. Todas tus historias son especiales y diferentes, espero que no cambies nunca =)
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me encanta, es impresionante, no se describir con palabras todo lo q me hace experimentar este relato.
    Todo esta tan detallado, tan marcado,...
    Es precioso, sigue escribiendo asi, porque estoy segura de que llegaras muy lejos si te lo propones.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Es un relato muy bonito. Describes muy bien así como los sentimientos. No es fácil hacerlo.
    Saludos desde La ventana de los sueños.

    ResponderEliminar
  5. No había leido esto aún,pero es geniaaaal!!!
    Me encanta como siempre Rubia!!^^
    Sigue así, artistaaaa!!!
    Besazooos TKM!

    ResponderEliminar

Los comentarios me animan mucho a seguir escribiendo, asi que, si os gusta, comentad^^